Quién es el Idiota?

Trailer:  http://www.youtube.com/watch?v=OLLbzJC_mp4

“La vida es un cuento narrado por un idiota, lleno de sonido y furia que nada significa”. La idea se desprende de un verso de Macbeth, del inefable William Shakespeare. Y la idea la toma Woody Allen, uno de los mejores story-tellers del cine contemporáneo, para armar la trama de You will meet a tall dark stranger (Conocerás al hombre de tus sueños).

Con un puñado de actores excelentes, un narrador (muy allenesco) y un guión plagado de perlitas por línea Allen logra lo que consigue casi siempre en sus películas: contar una historia de la mejor forma posible. Luego estarán los que critiquen la solidez en contenidos, los lugares comunes y los finales esperables. Es que tal vez, a fin de cuentas, Shakespeare no estaba tan confundido y su definición de la vida bien puede aplicarse al cine. Y no estoy tratando a Woody de idiota. Dios me libre. Lo que trato de decir es que cada uno cree lo que necesita creer. Todos compramos eso que nuestra conciencia anhela conseguir y garantizar un poquito de paz mental. Porque si nada tiene correlación, nada  adquiere significado especial y la conexión con este mundo o con la gente empieza a ¿perder? Sentido.

            En este aspecto es maravillosa You will meet a tall dark stranger. Dos matrimonios muy diferentes llegan a la separación por diversas causas y finalmente la pareja que se reúne tiene poco de coherente en común. La vida nos pierde constantemente con su sonido y su furia. En el medio, la búsqueda de los significados que llenen ese vacío primigenio hace que las distancias crezcan y Woody sabe pintar distancias como Picasso hizo al Guernica, caótica y maravillosamente bien.

            No voy a ahondar en el argumento porque bien puedo recomendar esta obra para los amantes de las historias simples, y para los convencidos de que las casualidades pueden ser sólo eso: casuales.

Anuncios

Con pena y sin gloria…

Mea culpa: pasa por mera curiosidad morbosa. Desde la lejana noticia de la muerte de Brittany Murphy (http://www.lanacion.com.ar/1214178-la-fallecida-actriz-brittany-murphy-estaba-enferma) quise ver su película póstuma “Deadline”. Las coincidencias entre la trama de la cinta y su trágico final eran muchas como para esquivarla. Conclusión n°1: el filme no logra un sustento en cuanto a su trama. Conclusión n°2: para agregar algo de misterio a la remanida casa-vieja-crujiente-de película de terror agreguemos una historia de un inverosímil asesinato. Conclusión n°3: rematemos con un menos creíble final y predecible desenlace para terminar de aburrir a la concurrencia. Sí, Ok, brittany y su desquiciado rostro aportan algunos escasos momentos de suspenso a la puesta de Sean McConville (http://www.imdb.com/name/nm0566343/) pero no son suficientes para aceitar la contundente falta de credibilidad en la historia. Escritora acongojada por un pasado turbulento se recluye en mansión (creepy, obvio) para finalizar gran obra a tiempo. Luego encuentra unos videos donde se entrelaza la historia de un marido celoso-posesivo-golpeador devenido en asesino de su esposa. Ambas historias se “cruzan” aleatoria y caprichosamente para llegar a un “¿clímax?” aburrido, insípido y carente de sentido dramático. Salvando estas carencias y obviando algunos detalles técnicos la película puede verse, claro, sin elevar las expectativas morbo del caso.