Etiqueta Artesanal

En plena época de reproducción masiva un grupo de emprendedores elabora la bebida de forma sui generis. La máxima parece ser: paciencia infinita e irrefrenable devoción al terroir.

Hace no mucho tiempo, empezó a crecer con muy buenos resultados la tendencia de fabricar vinos de garage. Algo así como la creación de botellas boutique. En las que se emplea gran esfuerzo, que incluye despalillar uvas a mano, cubrir los viñedos con materiales nobles para evitar el exceso de lluvia o granizo y obtener una exigua pero excelente calidad de materia prima.

La pequeña bodega hogareña del argelino Jean-Luc Thunevin en St.-Émilion (Burdeos), fue la primera en recibir el mote gracias a una de las publicaciones más reconocidas en el viejo continente, La Revue du Vin de France. Desde ese entonces, el  rebelde cincuentón da a luz productos únicos en su Château Valandraud.

Italia, Portugal, Australia, Nueva Zelanda también tienen sus antecedentes y experiencias en este terreno y por los caminos de la uva mendocina hay un par de destacados que hicieron lo propio. Los wine makers y hermanos Calatayud iniciaron su experiencia hace 4 años en la zona de Vista Flores, y un reconocido ex Salentein también hace lo propio. Hay poquitas etiquetas por elegir, aunque esto es seguro, guardan un placer único e irrepetible en su contenido.

Anuncios

Crónica de quesos y campo

 

130 km separan a Buenos Aires de una ruta más que atractiva. Nos referimos a la pintoresca localidad de Suipacha. Con una población sub 10.000 habitantes y el encanto de la tranquilidad provinciana reúne una de las producciones más interesantes de queso. De vaca, cabra, oveja y búfala. Ésta última, aunque parezca obviedad aclararlo es la hembra del búfalo, vea usted. La elección inicial de cata fue el picante rebleusson, que se ha ganado varias medallas con su sabor inconfundible y persistente. Pasamos sin escalas a un clásico criollo con toques de ahumado, una delicia apta para el más exigente sibarita. El brie y las opciones con pimienta son también seductoras y un broche de oro adicional se lleva el clásico queso tambo, que guarda su elegancia para los conservadores. Pero si a cierta hora del día ya se cansó del manjar para ratones puede dirigirse a Il Mirtillo. Para paladares golosos esta es la producción de arándanos local. Sobre la misma ruta nacional 5, en el km 122,5, lo esperan 8 hectáreas con 30.000 plantas de tres variedades distintas: O´Neil, Misty y Blue Crisp. La simpática frutita parece tener atributos superlativos, entre ellos combatir la diabetes, prevenir ciertos tipos de cáncer y atención con ésta: adelgazar. Luego del almuerzo en La pomarola, una trattoría más que recomendable y en precio: (http://www.lapomarola.com.ar) un paseo por las 4 o 5 fábricas productoras y una pasada por La escuadra (establecimiento de cría de jabalíes), queda un lugar más que atrayente para tomar una merienda y descansar en una bien merecida hamaca paraguaya. La hostería Aruma (http://www.hosteriaaruma.com.ar/index.swf) promete paz de campo por $200 la noche.