Arráncame la Vida

 

Catalina tiene 16 años y una vida adolescente con mucho mundo por descubrir. Conoce al General Andrés Ascencio que la deslumbra desde el primer instante. Con un breve cortejo de un par de semanas, la lleva al mar, la desvirga y decide contraer matrimonio. La palabra decide no es casual, ya que se presenta –fiel a su formación castrense- para llevarla al Registro Civil.

Toda la historia luego de ese momento se desarrolla confrontando la inocencia de la adolescente con los negocios turbios, las intrigas políticas y hasta los aprietes físicos del autoritario y chauvinista general.

Pronto, la protagonista se descubre en una difícil situación que pondrá en peligro su vida. La aparición de un bohemio e inteligente músico la sacudirá de la modorra burguesina en la que había incurrido.

La película abunda en elementos atractivos para quienes estén interesados en la construcción del poder, una buena intriga de amor en clave de triángulo, la cultura y los paisajes de Puebla, México y un importante contenido histórico y social.

Algunas escenas están cargadas de un dramatismo casi expresionista y los momentos más dulces son acompañados por una atrayente banda sonora.

Un comentario aparte merece el delicioso guión basado en la obra homónima de Angeles Mastreta. Sin rellenos vacíos y con material de sobre para llevar la trama de forma ágil pero contundente a la vez.   

 

Título Arráncame la vida
Ficha técnica
Dirección Roberto Sneider
Producción Federico González Compeán
Mónica Lozano
Roberto Sneider
Alejandro Soberón Kuri
Diseño de producción Salvador Parra
Guión Roberto Sneider (guión) y Ángeles Mastretta (novela)
Música Leonardo Heiblum y Jacobo Lieberman
Editor Aleshka Ferrero
Fotografía Javier Aguirresarobe
Reparto Ana Claudia Talancón, Daniel Giménez Cacho, José María de Tavira
Datos y cifras
País(es) México
Año 2008
Género Drama
Duración 110 min.
Idioma(s) español
Compañías
Productora Altavista Films
La Banda Films
Distribución 20th Century Fox Latin America
Presupuesto 6.5 mdd
Ficha en IMDb
Anuncios

Shit happens

Love Happens poster

El amor sucede

¿En qué estaba pensando Brandon Camp cuando ideó esta historia? Por momentos aburre, por otros el nivel de inconsistencia puede llevar al sueño más profundo o -lo que es peor- a la irritación. Como sea, Love happens es un compedio mal englutinado de escenas sobre la búsqueda del propio yo.

Un viudo presentable (el buen mozo de Aaron Eckart) busca superar la muerte de su mujer brindando conferencias sobre la superación de los miedos y las barreras cuando -oh! paradoja!- él mismo no ha aceptado su injerencia en el accidente que mató a su esposa.

En el medio aparece Jennifer, una mujer frágil en apariencia pero que el guión se encarga de reafirmar en sabia consumada, que ha sido engañada por su malo malo novio rockero  (podemos pensar en más cliché?)

Aaron se sentirá instantáneamente atraído hacia ella, y ella; se hará la difícil pero sólo un rato. Algún aire de chispa en alguna escena hace a la pareja creíble, pero lo falso y superfluo de la trama/guión hacen que esos segundos se desmantelen rápidamente.

El final -cómo adoro comentar los finales- no abunda en sorpresas tal como el resto de la película con lo cual es fiel y coherente a todo su estilo.

En síntesis, si no tiene nada de que hacer un domingo a la tarde lea un libro, mire alguna peli de Olmedo, pero no pierda su tiempo, porque en esta película pasa todo, menos el amor.